Rocío Molina Fernández Bravo | Salud & Nutrición & Belleza 24/03/2021
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
La Organización Mundial de la salud define adherencia terapéutica como el grado en el que la conducta de un paciente, en relación con la toma de medicación, el seguimiento de una dieta o la modificación de los hábitos de vida se corresponden con las recomendaciones acordadas con el profesional sanitario.

Los pacientes atendidos en nuestro sistema sanitario tienen cada vez más edad y mayor prevalencia de enfermedades crónicas. En la actualidad podríamos decir que alrededor del 50% de los pacientes crónicos no continúan con los medicamentos prescritos y en algunas patologías el porcentaje es mucho menor. Los pacientes con tratamientos oncológicos presentan una mejor adherencia (80%) mientras que pacientes con enfermedades como el asma, EPOC y la esquizofrenia presentan el peor grado de adherencia.

Esta falta de adherencia a los tratamientos da lugar a un fracaso terapéutico que tiene como consecuencias la reducción de los resultados en salud para el paciente y el incremento en el gasto sanitario.

El incumplimiento en los tratamientos prescritos hace que no se consigan los beneficios terapéuticos esperados, la falta de beneficio hace que se añadan nuevos tratamientos a los prescritos o que se realicen cambios en los previos y esto puede llevar a una mayor posibilidad de aparición de efectos secundarios y la aparición de nuevos problemas de salud.

Son muchas las causas y factores por las que los pacientes dejan de ser adherente a un tratamiento.

Existen factores asociados a la enfermedad; Cuando la enfermedad se presenta con síntomas y con el tratamiento se consiguen reducir o eliminar, la adherencia al tratamiento será mayor. En caso de enfermedades asintomáticas el cumplimiento por parte de los pacientes es menor ya que carecen de sintomatología que les alerte de que algo no está funcionando correctamente.

Otro tipo de factores se asocian al tratamiento. Cuando el tratamiento es complejo, costoso, se alarga en el tiempo, interfiere mucho en la vida del paciente y no está supervisado, la adhesión es menor.

No podemos olvidar los factores que afectan al propio paciente, el olvido es la causa más habitual de incumplimiento.

Es importante que el paciente tenga toda la información necesaria para llevar a cabo un cambio, no solo a la hora de tomar los medicamentos si no también la forma correcta de tomarlos y adoptar un estilo de vida saludable.

El farmacéutico es una pieza clave en el seguimiento del cumplimiento terapéutico de los pacientes. Variables clínicas como la medida de tensión arterial, peso, etc. se pueden controlar desde la farmacia, realizar un seguimiento y ayudar así al paciente a tener controlada su enfermedad y aprender a manejar su medicación.

¡Ante cualquier duda, consulta con tu farmacéutico!

Rocío Molina Fernández Bravo
Farmacéutica, formadora del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Ciudad Real
También te puede interesar