Nuria Villacañas | Salud & Nutrición & Belleza 21/01/2021
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
La tecnología avanza a diario a pasos de gigantes, llenando nuestra vida de pantallas LCD. En la actualidad, pasamos aproximadamente el 30% de nuestro tiempo frente al ordenador o portátil, al teléfono móvil, frente a la televisión. Sin embargo, no nos damos cuenta como este tiempo y esta exposición afecta a nuestra salud visual.

Aunque puedan parecer inofensivos los módulos de retroiluminación LED que poseen las pantallas LCD, decir que éstos emiten una gran cantidad de luz azul, llamada así por la tonalidad fría que irradia. La luz azul forma parte del espectro electromagnético que el ojo humano percibe, ésta es emitida tanto por fuentes naturales, el sol, como por otras fuentes, en especial por los dispositivos electrónicos.

Estar expuesto a ella durante mucho tiempo supone un peligro para nuestros ojos, en tanto que la luz azul puede dañar los fotorreceptores y las células de la retina. Veamos algunos de los problemas que pueden derivarse de la exposición prolongada a la luz azul: Síndrome Visual Informático (SVI), ojos rojos, cansancio ocular, sequedad ocular, disminución de la frecuencia del parpadeo, alteración de los ritmos circadianos…

¿Por qué sucede?

Debido a su longitud de onda corta y alta energía, la luz azul suprime parcialmente la síntesis de melatonina, la hormona del sueño, provocando insomnio como consecuencia. Estar expuestos a la luz azul sin protección es peligroso para la salud visual, sus efectos son acumulativos y crónicos e incluso llegan a causar daños fotoquímicos complicados.

¿Cómo protegernos de la luz azul?

Para proteger nuestros ojos frente a la cantidad de luz azul que perciben, los especialistas han diseñados gafas con filtros específicos que reducen el exceso de este tipo de luz bajando su intensidad entre 15% y un 20%, ayudando así a resguardar nuestra visión. Los filtros de luz azul pueden aliviar la fatiga ocular y mejorar la calidad del sueño.

En la actualidad, existen dos tipos de filtros de luz azul, según el color de la lente. El más común es el de tono amarillo naranja usado en las lentes de sol, éste absorbe la luz azul y ayuda a disminuir la fatiga visual.

También se han desarrollado lentes transparentes con filtros que filtran parte de la luz azul que recibimos, estos filtros se utilizan únicamente cuando estamos frente a la pantalla.

Los filtros azules internos se aplican solo en la masa de la lente y filtran aproximadamente un 20% de luz azul.

Los filtros azules externos se encuentran en la superficie de la lente, este tipo de filtro por si solo puede filtrar hasta un 20% más o menos.

Filtros azules combinados : este tipo combina ambos filtros, un filtro en la masa y otro en la superficie, estas gafas filtran la luz azul aproximadamente un 30%, y suele ser recomendado para aquellas personas que por motivos de trabajo deben pasar mucho tiempo frente a su computadora o portátil.

Otros métodos de protección

Si bien podemos usar las lentes con filtro solar cuando estemos frente a pantallas LED, debemos ser conscientes de no sobreexponernos a esta luz y tomar una serie de medidas para la prevención:

-Reduce las horas que pasas frente a las pantallas de tus dispositivos, si bien sabemos que usarlos puede ser necesario para nuestro trabajo, es importante que también cuidemos nuestra visión.

-Utiliza adecuadamente tus dispositivos, para proteger la visión de los usuarios la gran mayoría de dispositivos LED cuenta con un filtro que se llama “luz nocturna”.

-Utiliza la técnica “20-20-20” cuando trabajes en el ordenador o pases mucho tiempo frente al televisor para descansar la vista. Este método consiste en descansar cada 20 minutos mirando a 6 metros durante 20 segundos, esto ayuda a reducir la fatiga visual.




También te puede interesar 
 
loading...