manchainformacion.com | Manzanares 25/01/2021
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
El Grupo Popular, cuyas enmiendas fueron rechazadas por no ajustarse a la legalidad, votó en contra

Tras casi dos hora y media de debate plenario, el Ayuntamiento de Manzanares aprobó este lunes el presupuesto municipal del año 2021, que asciende a 18.157.000 euros. Contempla un plan de inversiones de casi dos millones, congela los impuestos, amortiza deuda y apuesta por el empleo. Además de con los votos del Grupo Socialista, las cuentas tuvieron el apoyo de UCIN. El PP, que pidió ayudas directas para los sectores más afectados, votó en contra.

El punto estrella del pleno ordinario del mes de enero celebrado este lunes en el Ayuntamiento de Manzanares fue la aprobación del presupuesto del año 2021, unas cuentas que salieron adelante con doce de los de los diecisiete votos de la corporación municipal tras el apoyo de la concejala de Unión de Ciudadanos Independientes (UCIN), Pilar Maeso.

Para el Equipo de Gobierno, estas cuentas tienen como objetivo la recuperación y desarrollo de la ciudad, el mantenimiento y dotación de infraestructuras, la creación de empleo y el apoyo a sectores productivos que permitan revitalizar Manzanares, según expuso su portavoz, Laura Carrillo. “Es el presupuesto que Manzanares necesita para afrontar los retos de la actual pandemia y para cumplir los compromisos políticos que la ciudadanía espera”, señaló la edil socialista.

En su intervención, Carrillo desglosó y detalló los diferentes capítulos de las cuentas de 2021, que incluyen planes de empleo municipales, aumento de las ayudas asistenciales y para material escolar, ayudas al suministro energético y a asociaciones. Destacó el capítulo de inversiones, entre ellas la que se acometerán en el entorno del Gran Teatro, en el parque Julián Gómez-Cambronero, en el complejo deportivo de los silos y en edificios municipales como la Casa de Cultura o la Casa Josito, además de construirse un aula para personas discapacitadas mayores de 50 años.

Negó que se suban los impuestos. Se congelan y, además, se reducirá la deuda en más de un millón de euros. Explicó que el Equipo de Gobierno ha ido amortizando la deuda que dejó como herencia el gobierno del PP en Manzanares, además de hacer “todo lo que ustedes dejaron de hacer”, dijo la portavoz socialista en alusión a bajar los impuestos, dar empleo “y dar una vuelta a la ciudad para tener un municipio envidiable que sale ganando en cualquier comparativa”.

Para Laura Carrillo, este presupuesto se ocupa de las necesidades de la ciudadanía, incluyendo importantes convenios con diferentes asociaciones, entre ellas Cáritas y Cruz Roja. Dijo que las inversiones permiten estimular la economía. No obstante, al tratarse de un “documento vivo”, anunció que se adaptará a las necesidades que surjan, sin descartar ayudas directas a los sectores más desfavorecidos por la situación económica y sanitaria que vivimos. La portavoz socialista, que detalló y defendió las numerosas medidas municipales de apoyo a sectores como el pequeño comercio y la hostelería, explicó que las enmiendas presentadas al respecto por el Grupo Popular no se podían aprobar ya que tenían el informe contrario de la Intervención municipal por no ajustarse a la legalidad.

Al respecto, Carrillo recordó los más de 700.000 euros que también han llegado a Manzanares en forma de ayudas del Gobierno de Castilla-La Mancha para autónomos y pymes. Del mismo modo, dijo que se espera contar con partidas de otras administraciones para el arreglo de caminos rurales, de ahí que no exista una partida municipal específica en las cuentas, como demandaba la oposición.

El alcalde, por su parte, lamentó la “acritud, crispación e insultos” que el Grupo Popular introdujo al debate. Según Julián Nieva, “eso no es lo que necesita esta ciudad”. Lamentó que los populares no retiraran o modificaran sus enmiendas tras conocer que no se ajustaban a la legalidad y que no apoyaran estas cuentas “buscando cuatro o cinco argumentos para estar en contra”. También calificó como “broma” que el PP pida ahora aumentar partidas que se han multiplicado con los gobiernos socialistas y que eran mínimas bajo mandato popular, como las ayudas para material escolar y las de emergencia.

Julián Nieva calificó de populista la postura del Grupo Popular por pedir rebajas de impuestos que subieron cuando gobernaron, también con una importante crisis económica, y que el gobierno socialista bajó. El primer edil resaltó partidas para inversiones que dinamizan la economía y para necesidades sociales y de empleo, con planes pioneros como el de jóvenes cualificados en empresas, como otra forma más de ayudar al tejido empresarial y al empleo.

Apoyo de UCIN

Pilar Maeso, portavoz de UCIN, puso de relieve la “difícil” y “atípica” situación que se vive en Manzanares debido a la COVID-19, lo que a su juicio se debía haber traducido en un presupuesto con un tratamiento “mucho más específico”. La urgencia de partidas como la reforma integral del entorno de la plaza del Gran Teatro, la adquisición del edificio que alberga la televisión municipal o la reforma del vaso de la piscina municipal fueron puestas en duda por Maeso, que consideró de mayor importancia haber destinado una mayor cantidad de dinero a los Servicios Sociales, a organizaciones como Cáritas y Cruz Roja, a dotar los centros educativos de purificadores de aire y medidores de dióxido de carbono, a la mejora de caminos rurales o a ofrecer “ayudas directas” a empresarios y comerciantes.

A pesar de mostrar su disconformidad en algunos aspectos, el voto de UCIN fue favorable a la aprobación del presupuesto municipal porque “la política está para resolver problemas y generar esperanza, máxime en estos tiempos que corren”. “Queremos tener esperanza en Manzanares y su ciudadanía para que, de una vez por todas, entre todos consigamos la recuperación de nuestro municipio”, subrayó Maeso.

Voto en contra del PP

Rebeca Sánchez-Maroto, portavoz del Grupo Popular, acusó a Julián Nieva y a su Equipo de Gobierno de no haber tenido en consideración a los partidos de la oposición a la hora de elaborar el presupuesto para el presente año, “aunque tanto en el anterior pleno como en diferentes intervenciones el alcalde había expresado lo contrario”. “No han contado con nuestra opinión”, se quejó. “A pesar de este pasotismo, seguiremos trabajando sin desmayo por esa responsabilidad y el compromiso adquirido con todos los manzanareños”.

Para el PP, el presupuesto presentado es “expansivo en cuanto a la subida de impuestos se refiere”, lo que llevará a Manzanares “a tiempos de vacas flacas más pronto que tarde”. Además, Sánchez-Maroto echó en cara a Nieva que en los presupuestos suele anunciar inversiones que, en muchas ocasiones, no se acaban llevando a cabo.

Respecto a las enmiendas al presupuesto presentadas por los populares, ninguna de ellas salió adelante, algo que el PP achaca “a la ausencia de voluntad política de aceptar ningún tipo de propuesta de la oposición”.

Rebeca Sánchez-Maroto se mostró a favor de la mayoría de las inversiones que se realizarán en 2021, aunque opinó que “situaciones extraordinarias requieren de actuaciones extraordinarias”, por lo que se deberían haber establecido prioridades “para ajustar el presupuesto a la realidad actual”.

La ausencia de una partida destinada al arreglo de caminos o de ayudas directas para las familias y para los sectores económicos más afectados por la pandemia fueron algunos de los puntos recalcados por la portavoz popular, que comentó que el PSOE “prioriza dar cumplimiento a su programa electoral en lugar de a las prioridades de los vecinos asolados por la crisis”. “Gobernáis de espaldas al pueblo, que demanda ayudas directas para sus gastos corrientes”, argumentó.

Por todo ello, el Partido Popular votó en contra de la aprobación del presupuesto municipal para 2021, aunque volvió a mostrar su disposición para consensuar con el Equipo de Gobierno “medidas que ayuden a nuestros vecinos en lo que necesitan”.


También te puede interesar 
 
loading...