manchainformacion.com | Daimiel 29/03/2021
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
El pregón de Semana Santa del pasado sábado marcó el inicio de una nueva Semana Santa marcada por la Covid-19. Una semana de Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo que, al igual que sucedió el año pasado, no tendrá procesiones en las calles. Sin embargo, la denominada ‘nueva normalidad’ permite cierta actividad en los templos y lugares de culto.

De esta forma, la iglesia de San Pedro acogió el sábado por la noche la presentación del sacerdote Jaime Quiralte, delegado diocesano de Hermandades y Cofradías, quien pregonó la Semana de Pasión daimieleña en un acto que pudo seguirse a través de Daimiel TV, y en las redes sociales de algunas hermandades como la del Cristo del Consuelo.

PREGÓN

La situación provocada por la pandemia fue una de las protagonistas de su intervención con alusiones al “silencio” como forma en la que el coronavirus ha inundado nuestras vidas durante 2020, separándonos de nuestros seres queridos. “Una Semana Santa de doce meses”, indicó el pregonero, en la que “Amargura, Dolores, Piedad y Desolada han sido más que sentimientos, nombres propios”, subrayó.

El acalde de Daimiel, Leopoldo Sierra, y el presidente de la Junta de Hermandades, Fernando Gigante, estuvieron presentes en un acto marcado por las restricciones de seguridad anti Covid-19. Su presencia también se advirtió en la función del Domingo de Ramos celebrada en la iglesia de San Pedro. Éste y otros tantos templos más abrieron sus puertas limitando el aforo a la capacidad permitida para ese momento. Aún sin el colorido de un año normal, no faltaron las palmas, en esta ocasión aportadas por los fieles desde sus hogares. La bendición se efectuó igualmente en Santa María y ermita de El Cristo, al igual que los actos litúrgicos, que también se extendieron a los conventos de las congregaciones de las Mínimas y las Carmelitas.
También te puede interesar