manchainformacion.com | Provincia Ciudad Real 28/02/2021
 
 
Vota:
Comparte:
 
 
La sección primera de la Audiencia Provincial de Ciudad Real tiene previsto juzgar el próximo miércoles, 3 de marzo, a tres acusados --F.J.V.R., M.H.P. y A.J.G.-- por estafa, amenazas y coacciones en la compra de un coche de alta cilindrada, que acabaron robando en Ciudad Real.

Según el escrito de acusación, al que ha tenido acceso Europa Press, el 23 de noviembre de 2015, F.J.V.R. contactó con I.S.G. para mostrar su interés por el vehículo Maserati Grand Turismo S con matrícula de la empresa Cofarma Ibergarcia que este, como representante legal de la misma, tenía a la venta a través de distintas páginas de Internet.

Así, tras varios contactos, quedaron en que aquél se desplazaría a Ciudad Real a fin de probar el vehículo y, en su caso, realizar la transacción.

El día 26 de noviembre de 2015, prosigue el fiscal, M.H.P. se desplazó a esta capital para examinar el vehículo, diciendo hacerlo en representación del primero de los procesados y formalizando la compra al entregar como pago del precio, que ascendía a 56.000 euros, un talón bancario contra una cuenta que la empresa Frutas y Hortalizas Exportaciones América.

Talón supuestamente firmado por el acusado F.J.V.R., en calidad de administrador de la empresa y cuya entrega determinó que el vehículo se lo llevara M.H.P., quedando la documentación en Ciudad Real pendiente de que se realizara la transferencia de la titularidad del mismo a la empresa compradora.

El 30 de noviembre de 2015, al resultar impagado el talón bancario entregado para abonar el precio de la compra, las víctimas se pusieron en contacto telefónico con F.J.V.R. y con M.H.P. a fin de requerirles el abono de los 56.000 euros o, en su caso, la devolución del coche.

Ante ello, la Fiscalía apunta que recibieron como respuesta, a partir de ese momento y de forma reiterada, amenazas tales como que iban a ir al domicilio del primero con armas y que les iban a meter un kilo de cocaína, llegando a enviarles fotografías de un paquete que se suponía contenía dicha sustancia, así como que les iban a partir las piernas y a pegar dos tiros.

El día 10 de diciembre de 2015, a través de WhatsApp, los acusados ofrecen a devolverle el vehículo a las víctimas si les abonan 7.000 euros, oferta que es aceptada si bien en el sentido de abonar 2.500 euros y, una vez recuperado aquel, realizar el abono del resto del dinero.

El pago de la primera cantidad debía realizarse en una cuenta de la también acusada A.J.G. pero una vez comprobado la imposibilidad de hacerlo, al encontrarse esa cuenta bloqueada, los acusados exigieron que esa cantidad se abonase a través de giro postal a nombre también de la acusada, lo que realizó y fue cobrado por la destinataria.

Sobre las 01.00 horas del día 12 de diciembre de 2015, encontrándose las víctimas en la localidad de Camas, en el lugar donde habían quedado para que les fuera devuelto el vehículo, llegó con el mismo la acusada A.J.G, quien lo abandonó de forma inmediata, alejándose del lugar, lo que aprovechó una de las víctimas para subirse en el mismo con intención de llevárselo.

Algo que el fiscal asegura que no pudo hacer porque, de forma sorpresiva, el acusado F.J.V.R. le sacó del coche, agarrándole fuertemente por la ropa, a la altura del pecho, llegando a ponerle un cuchillo --o similar-- en el cuello mientras le exigía la entrega de los 4.500 euros que quedaban pendientes de la cantidad total que le había impuesto como condición para la devolución, momento en el que, al ver que se acercaba la otra víctima en auxilio de su hermano, se subió el acusado en el Maserati y se dio a la fuga.

A todo ello se suma que el 17 de diciembre de 2015, el acusado M.H.P. presentó en la Oficina Local de Tráfico de la localidad de Alcalá de Henares una solicitud de transmisión de la titularidad del vehículo a favor de su progenitor, de quien no consta tuviera conocimiento de la procedencia del mismo y del plan preconcebido entre su hijo y los otros dos acusados.

Presentó para ello distintos documentos, una solicitud de transferencia, un contrato de compraventa, una declaración, un documento de representación y una factura. "Todos ellos creados para simular la legalidad de la transmisión, imitando la firma de una de las víctimas e incluso aportando una fotocopia de un DNI que se suponía correspondiente a este, sin que dicha copia se correspondiese con el DNI original".

Finalmente, el vehículo fue recuperado el 1 de junio de 2016 en un taller de la localidad de Tomares, lugar donde lo había depositado el acusado F.J.V.R. para la reparación de varios daños sufridos por el mismo, procediéndose a su entrega provisional a una de las víctimas.

Los hechos relatados son constitutivos de un delito de estafa, cuatro delitos continuados de amenazas graves, un delito de coacciones graves, un delito de falsedad en documento y un delito de robo de uso con violencia.

Así, el Ministerio Público indica que F.J.V.R. es autor de un delito de estafa, coacciones, falsedad, robo y dos de amenazas; que M.H.P. es autor de los delitos de estafa, coacciones, falsedad y dos delitos de amenazas; y A.J.G. de los delitos de estafa, coacciones y falsedad.

Así, señala que por el delito de estafa procede imponer la pena de 3 años de prisión, por cada uno de los delitos continuados de amenazas la pena de 2 años de prisión, por el delito de coacciones la pena de 1 año y 6 meses de prisión, por el delito de falsedad documental la pena de 1 año y 6 meses de prisión y por el delito de robo de uso la pena de 4 años de prisión.

También te puede interesar 
 
loading...